Santa Ana Y Coche

Fue terrible la guerra de la independencia; historiadores estiman en más de doscientos cincuenta mil los muertos. Lo fue también la guerra federal si bien apenas cifran en sesenta mil los que perdieron la vida por su causa. En aquellos tiempos, Venezuela conoció de infinitas crueldades y a patriotas y realistas primero, liberales y conservadores después, puede achacárseles por igual la exacerbación de la violencia y crímenes groseros.

Nueve años de combates entre 1811 y 1820 y cinco entre 1858 y 1864 precedieron a dos encuentros impensables en el fragor de los combates pero posibles por el realismo que marcó a los grandes conductores de la época.

El 27 de noviembre de 1820 se reúnen en Santa Ana, Simón Bolívar y Pablo Morillo, luego de que sus delegaciones firmaran los tratados de Armisticio y Regularización de la Guerra. Colombia y España, ponían así fin a la Guerra a Muerte que asolaba el continente. En su obra “El Libertador”, Augusto Mijares señala: "Fue convenido un tratado de armisticio por seis meses, que se firmó en Trujillo, la misma ciudad donde había dado Bolívar el decreto de guerra a muerte de 1813. Tenía por objeto facilitar las negociaciones para un tratado de paz definitivo”.

El 22 de mayo de 1863, Antonio Guzmán Blanco y Pedro José Rojas en representación del entonces dictador José Antonio Páez, ratificaron en Caracas el tratado definitivo que terminó con la Guerra Federal, conocido como Tratado de Coche. Días después Páez convocó a una Asamblea Nacional, decretó la amnistía general, nombró a Falcón Presidente Provisional y a Guzmán Blanco Vicepresidente para abandonar luego el país.

¿Traicionó El Libertador a los suyos por abrazar al Pacificador y pasar una jornada juntos en la que según el propio Bolívar en carta a Santander sobró las cortesías? “Hubo brindis de mucha atención y de la invención más bella, pero me han complacido sobre manera los del coronel Tello y general La Torre. Nosotros retribuimos a sus brindis con justicia y moderación y complaciéndolos bastantemente” se extendió el futuro vencedor de Carabobo.

¿Hicieron mal los lideres sobrevivientes de la federación al suscribir un acuerdo que permitió cesar los enfrentamientos y el fin del régimen paecista? ¿Actuaron o no Falcón y Guzmán como verdaderos estrategas políticos que entendieron era preferible facilitar la salida del general Páez, atrincherado en Caracas aunque rechazado por gran mayoría de la población y evitar que continuaran las matanzas?

Santa Ana y Coche son buena demostración que “teniendo todas las opciones sobre la mesa” la de encontrarse enconados adversarios es una de ellas que no es conveniente desechar. Lo de Noruega entonces no puede convertirse en un motivo para separarnos, para dividir a quienes desde hace tanto nos empeñamos en reconstruir a Venezuela. Es una opción, una de las varias existentes, que si realmente queremos salir de la dramática crisis que a todos afecta debe explorarse sin cejar en lo que es la ruta trazada: cese a la usurpación, gobierno de transición, elecciones libres.

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en Instagram, Facebook y Twitter.