San Francisco de Asís: El hombre que ama y protege la creación

San Francisco de Asis
San Francisco de Asis - Referencial

Como cada 4 de octubre, la iglesia católica y sus fieles celebran el día de San Francisco de Asís, el santo que por su hermandad y actividad evangelizadora ha sido descrito por el Sumo Pontifice, como el “misionero de la esperanza”.

"Francisco de Asís es para mí el hombre de la pobreza, el hombre de paz, el hombre que ama y protege la Creación". 

Estas fueron las palabras que expresó el Papa en su primer encuentro con los medios de comunicación del 16 de marzo de 2013.

¿Quién fue San Francisco de Asís?

Giovanni Di Pietro Bernardone, nacido un 5 de julio de 1182 en la ciudad de Assisi en Italia, se erige como una de las más altas manifestaciones de la espiritualidad cristiana.

Hijo de un afamado y rico comerciante, el joven mundano que poca formación académica recibiría, fue fundador de la Orden Franciscana y líder del movimiento de renovación cristiana, que centrado en el amor de Dios hizo eco de las necesidades de los más pobres en la edad media.

Alistado en las filas del ejército a los 20 años, como combatiente en la Batalla entre Asís y Perugia, fue recluido en una prisión de la que salió aquejado por una enfermedad y decidido en cambiar aquel estilo de vida extravagante y disipada.

(Lea también: Bancos reinician operaciones este lunes con el nuevo cono monetario)

El llamado celestial a la predicación

Tras recibir el llamado celestial de “servir al amo y no al siervo”, Giovanni como se llamaría hasta entonces, terminó por desechar rotundamente su existencia y encomendar sus actos a Dios.

Francisco se dedicó rápidamente a la reconstrucción de algunas iglesias como la de San Damián, San pedro y la capilla Porciúncula, siendo esta última un centro de predicación y bondad.

Peregrinaje

Comenzó su peregrinar junto a los Frailes Menores, por la Región de Umbría, donde se hizo célebre por sus vaticinios y se le atribuyó el don de hablar con los animales a quienes él llamaba “hermanos”.

De acuerdo a la historia Francisco de Asís nunca acepto recibir el sacerdocio, prefiriendo permanecer como diácono.

Años más tarde y luego de un peregrinaje por las tierras que pisó el Mesías, retornó a su tierra para asumir la Orden Franciscana.

Últimos años

Tras el llamado del papa Honorio III, compiló por escrito la regla franciscana, aprobada ese mismo año por el papa, y entregó la dirección de la comunidad para su retiro.

San Francisco de Asís recibió los estigmas (las heridas de Cristo en su propio cuerpo); según testimonio del mismo santo, ello ocurrió en septiembre de 1224, tras un largo periodo de ayuno y oración, en un peñasco junto a los ríos Tíber y Arno.

Falleció el 3 de octubre de 1226, siendo canonizado sólo dos años más tarde. En 1980 Juan Pablo II le proclamó patrono de los ecologistas.


Síguenos en TelegramInstagramFacebook y Twitter para recibir en directo todas nuestras actualizaciones.