Papá Noel: la historia de San Nicolás, el obispo que se convirtió en símbolo de la Navidad

El Papá Noel de hoy tiene cada vez menos nieve en el Polo Norte y puede recibir las cartas de los niños a través de Internet. Y ni hablar de los regalos. Los elfos de Santa Claus han debido convertirse en ingenieros electrónicos y mecánicos para poder cumplir con la alta demanda de tablets, videojuegos y demás juguetes de nuestra modernidad.

Pero si algo no ha cambiado sobre Papá Noel es el sorprendente viaje histórico que envuelve a su figura y al personaje que lo inspiró. Aunque hoy casi todo se puede aprender buscando en Google, es probable que no muchos sepan que antes de instalarse en el imaginario popular como un abuelo rechoncho que viste de rojo, el repartidor de regalos favorito del mundo se llamó San Nicolás, reseñó El Comercio.

Fue tan real que sus restos yacen en una cripta de la basílica que lleva su nombre en Bari, al sureste de Italia, y varias reconstrucciones faciales han revelado que era un hombre más bien delgado, serio y no tan viejo como se cree.

San Nicolás de Bari nació en el seno de una acomodada familia cristiana alrededor del año 270 d.C. en la ciudad griega de Patara (la actual costa sur de Turquía). Eligió ser sacerdote y luego se convirtió en obispo de Myra, una pequeña urbe romana que hoy se llama Demre (también en Turquía). No necesitó renos ni un trineo para volverse una de las figuras más veneradas por los católicos y cristianos de la Edad Media, y aún hoy miles de personas le rinden culto en todo el mundo. Es patrón de marineros, prestamistas y hasta de naciones como Rusia, Grecia y Turquía.

Según National Geographic, Nicolás fue un férreo defensor de la doctrina de la Iglesia durante la gran persecución a los cristianos, cuando se quemaban biblias y se torturaba a los sacerdotes para que renunciaran a su religión. Pasó varios años preso antes de que Constantino otorgase legitimidad al cristianismo en su imperio.

Tras su muerte en Myra en el año 343, Nicolás se convirtió en el primer santo, no mártir, en inspirar una gran devoción en Oriente y Occidente. El historiador canadiense Gerry Bowler ha explicado en varias entrevistas que para sus fieles él podía volar, realizar milagros y estaba interesado en la justicia y la generosidad. 

Fue en torno al año 1200 que empezó a ser conocido como patrón de los niños y portador de regalos. Estas creencias se alimentaron de historias que daban cuenta de que el obispo salvó a tres niñas de la prostitución cuando le regaló al padre de ellas tres sacos con oro. Otro relato muy popular en la Edad Media narraba cómo el religioso resucitó a tres niños que habían sido asesinados y descuartizados por el dueño de una posada.

De santo a repartidor de regalos

Durante cientos de años, la popularidad de Nicolás no paró de crecer y alcanzaba su clímax cada 6 de diciembre, cuando se celebra su día. Pero la desgracia le llegó en el siglo XVI. La reforma protestante hizo que desde los años 1500 muchos países europeos abolieran el culto a los santos y con el tiempo la figura de San Nicolás fue reemplazada por la imagen de Niño Jesús, acompañado por espeluznantes seres germánicos que llevaban los regalos.

Pero los niños y las familias de los Países Bajos se negaron a renunciar a San Nicolás. Lo nombraron Sinterklaas y llevaron su figura a las colonias del Nuevo Mundo.

Bowler, autor de “Santa Claus: una biografía”, ha explicado que en el mundo no hubo un personaje que entregara regalos tras la abolición de San Nicolás hasta que un grupo formado por artistas, poetas e intelectuales intentó reformar la Navidad a inicios del siglo XIX. “Para ese entonces, la Navidad en Inglaterra y algunas colonias norteamericanas había perdido el sentido religioso. Es más, se convirtió en una celebración bastante violenta y ruda, donde borrachos asaltaban a los ciudadanos, irrumpían en las iglesias y atacaban a negros y migrantes”, dijo hace unos años a El Comercio.

Para convertir la Navidad en una fiesta centrada en la familia y sacar a los borrachos de las calles, los intelectuales de Nueva York revivieron y reinventaron la figura de San Nicolás, apoyándose en la tradición que mantenía viva la comunidad holandesa en la ciudad. De ese modo, Sinterklaas que se pronunciaba como Santa Claus fue transformado en una figura secular a la que se le quitó la sotana y se le añadió un trineo jalado por renos.

En poco tiempo esta nueva figura se volvió popular en Estados Unidos y terminó de diseminarse a Inglaterra y al resto de Europa gracias a los soldados de la Segunda Guerra Mundial.

Cartas por videollamadas

Fue a partir de 1800 que el Papá Noel moderno empezó a aparecer más claramente en libros y poemas, uno de los más conocidos fue “A Visit From St. Nicholas” de Clement Clarke Moore. Aunque hay quienes creen que el Santa gordito y de traje rojo fue una invención de Coca Cola, que pagó al artista Haddon Sundblom para crear afiches sobre el personaje en 1930, el aspecto visual de Papá Noel se fue estandarizando a lo largo del siglo XIX, tiempo en el que ya era un abuelo del Polo Norte, de barba larga y ropa escarlata.

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en Instagram, Facebook y Twitter.