Pa’ ponerse a llorar

Cortesia

El pasado viernes asistí a la presentación de informes del Capstone Course de futuros MBA de Millennia Atlantic University. Era su último requisito para obtener el grado, suerte de tesis pero muy lejos de los trabajos que las Universidades venezolanas exigen a sus candidatos a posgraduarse. En lugar de supuestas investigaciones originales prisioneras de lo metodológico destinadas a acumular telarañas en alguna biblioteca, fueron planes de negocio bien concebidos que harán posible que mañana los jóvenes ponentes sean exitosos emprendedores.

Concluyo tarde con hambre pero apurado como estaba, porque volaría la madrugada del día siguiente a Caracas, decidí parar en el McDonald’s de la 41 calle y pedí mi chatarra favorita: “por favor, deme 10 Nuggets, papas fritas y coca cola”. La simpática cubana que me atendió preguntó que salsa quería y el tamaño del refresco para después indicarme: “son 6 dólares con 49 centavos”.

Mientras comía me llamó la atención la discusión en grupos de WhatsApp sobre el aumento del salario mínimo en Venezuela que supuestamente llevaría este a 40,000 soberanos lo que en definitiva resulto asi. Por cierto en el avión leí un titular del portal TaneTanne, que sigo por Larissa, que dice mucho de lo que se opina de los incrementos de salario que decide el régimen: “Deltanos bajo pánico por aumento del salario”.

Con el Dr. Google comprobé que el salario mínimo en Florida es de 8,46 dólares la hora; o sea que limpiando pocetas en el “Imperio” durante una hora yo me puedo comer 10 Nuggets, papas fritas –con las salsas que quiera-, Coca Cola y todavía me queda vuelto.

El sábado, ya en “la patria mesma” haciendo un alto en reunión con rectores con quienes trabajo un proyecto de nueva universidad, les invité a un almuerzo rápido: “Vamos al McDonald’s de la Francisco de Miranda y así aprovecho-agregué- de conseguir unos datos que creo me servirán para mi columna semanal”.

El aire acondicionado fallaba, en el baño no había agua ni en el recinto wifi –“¿wifi? ¡Será en Miami! se burló uno de mis compañeros cuando indagué-.

A la mal encarada morena que atendía la caja le solicité “por favor, deme 10 Nuggets, papas fritas y Coca Cola”. “Son 27,900 bolívares los Nuggets con el fresco y 16,800 las papas pero sepa que no hay salsa de ningún tipo” me respondió. “¿Y la Coca Cola?” pregunté. “Viene con los pollos pero si la quiere aparte, o una más son 6,600 bolívares la pequeña y 10,900 la grande” aclaró.

Saqué una rápida cuenta: Nuggets con Coca Cola más papas peladas, 44,700 soberanos, precio del dólar oficial Dicom el 26/4/2019 fue de 5,202 soberanos por dólar, mi comida chatarra en Caracas costó 8,59 dólares.

“¡Qué bolas! –comento en la mesa- como va a costar esta vaina más cara aquí que en Estados Unidos” y les hablo de como con una hora de salario mínimo de USA yo me pago ese menú y sobra. El rector a mi lado me ataja: “entonces la cuenta importante no es esa. Ve lo que me pagaron ayer de quincena -y me muestra un SMS- BDV informa abono a la cuenta #3125 Bs. S 20.160. O sea que yo rector necesito trabajar un mes y más para comprar estos pollitos que tú me estas brindando” Y remata implacable: “Y mis obreros que ganan salario mínimo imagínate”.

Pa’ponerse a llorar pero vamos a ver cómo será la cosa pasado el Día del Trabajador.

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en Instagram, Facebook y Twitter.