Grupo de Lima “pone las barbas en remojo“ ante la crisis de Ecuador

Los países que integran el Grupo de Lima, creado para responder de manera colegiada ante la compleja situación de Venezuela, siguen mostrando fracturas que le restan poder diplomático al conjunto de Estados, como quedó en evidencia tras el anuncio de Argentina acerca de una posible retirada.

Y es que el candidato del Frente de Todo, Alberto Fernández, ya advirtió que si gana las presidenciales que se llevarán a cabo el 27 de octubre, el país de Macri saldrá de la coalición, sumándose a los esfuerzos que hacen México y Uruguay sobre el caso venezolano.

Manifestantes incendian la Contraloría de Ecuador


Salpicado por graves escándalos por narcotráfico, el gobierno de Honduras se enfrenta a diversas acusaciones que señalan de manera directa al presidente de ese país en las investigaciones que se siguen contra su hermano, en Estados Unidos.

El Perú de Martín Vizcarra afronta su propia crisis de gobernabilidad, en un enfrentamiento inédito que lo dejó sin Congreso y en un profundo caos sociopolítico que no se termina de resolver, en medio de la peor ola de xenofobia de su historia contra migrantes venezolanos.

Sin respaldo de México

Aunque no es la primera vez que no cuentan con el respaldo unánime en sus decisiones sobre Venezuela, cada vez son más evidentes las fracturas. Las más claras de este año comenzaron por México, cuando esa nación decidió en enero no suscribir el acuerdo de las demás cancillerías, en una clara apuesta por el diálogo.

López Obrador también argumentó en su momento su intención de que otras naciones no intervengan en asuntos que competen solo a los mexicanos. “Nosotros no nos inmiscuimos en asuntos internos de otros países porque no queremos que otros gobiernos, otros países, se entrometan en los asuntos que solo corresponden a los mexicanos”, justificó el mandatario.

Sin apoyo de Costa Rica

En febrero hizo lo mismo Costa Rica, al retirar su apoyo a la declaración conjunta, por considerar que iba en contra de los “esfuerzos diplomáticos e instancias encaminadas a abrir los contactos entre las partes, apoyando el restablecimiento pacífico del orden constitucional en Venezuela y el respeto de los derechos humanos”.

La cancillería de esa nación dijo además que “rechaza firmemente” cualquier intervención militar; al tiempo que abogó por “la realización de nuevas elecciones en el más breve plazo”.

Colombia, por su parte, enfrenta crisis locales, mientras el gobierno de Iván Duque pasó no pocos instantes bochornosos ante la Organización de Naciones Unidas al presentar como parte de su informe contra Venezuela, información falsa e imprecisa sobre la presencia guerrillera en tierras de la frontera.

Aunque hubo esfuerzos por matizar el escándalo, en la práctica, el “incidente” le costó la cabeza nada menos que al Jefe de Inteligencia militar de la tierra del café.

Crisis de gobernabilidad en Perú

Creado en 2017, el Grupo de Lima vive ahora su peor momento, cuando Perú, la sede de los firmantes y la región con mayor nivel de xenofobia, sufre el choque de poder entre el Legislativo y el nuevo Parlamento en un enredo institucional que no deja claro el alcance de la Asamblea, y las Fuerzas Armadas.

El Brasil de Jair Bolsonaro enfrenta serias acusaciones de represión, al tiempo que se le señala por su particularmente cuestionable gestión del incendio que hizo estragos en la Amazonía, mientras se publican datos de los daños producidos durante su gobierno.

Pero en ninguno de esos casos hubo una reacción del Grupo de Lima. Y pese a las muertes y las denuncias contra la violación de Derechos Humanos en Ecuador, la única reacción de la Organización de Estados Americanos (OEA) ocurrió tras una alusión directa del expresidente Rafael Correa, que derivó en un tibio comunicado.

(Lea también: Luis Almagro teme que Lenín Moreno no concluya su mandato)

No obstante, al fijar posición -menos contundente que en cualquiera de los pronunciamientos sobre Venezuela-, dejó claro que quizá Lenín Moreno no pueda concluir su mandato.

Su temor es fundado, si se tiene en consideración que después de haber declarado “estado de excepción”, “toque de queda” y acumular dos semanas de incendiarias protestas que han cobrado varios muertos, decenas de heridos y rumbo al millar de detenidos, la Coalición Indígena Nacional sigue presentando cada vez mayores demandas.

El largo mutismo del Grupo

Tras un largo silencio, los países del Grupo se pronunciaron siguiendo la misma línea comunicacional luego de la rueda de prensa en la que Moreno acusara a Nicolás Maduro y Rafael Correa de estar detrás de las protestas. Paradójicamente, ocurre justo después de que los mismos Estados indicaran que el gobierno venezolano es “débil” e “inexistente”.

Mientras crece la tensión, en Ecuador aún se recuerdan las consecuencias de la protesta indígena, que a finales de los noventa y principios del 2000 llevaron al derrocamiento de los presidentes Abdalá Bucaram, Jamil Mahuad y Lucio Gutiérrez.

¿Será Lenín Moreno el cuarto fuera del poder en Ecuador, en medio del peor momento diplomático del Grupo de Lima?

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en Instagram, Facebook y Twitter.