El guardián de Bagdad

A las seis de la mañana Nasif llega al final de la calle al-Rashid. Debajo de una arcada tiende la tela blanca que luego cubre de collares. Sentado en un muro, sus ojos retratan el paso lento de hombres y mujeres que entran, salen y se cruzan en los portales amarillentos y antiguos de Bagdad. 

Con los brazos cruzados, en meditación, con la mirada distraída parece un buda magro que espera a los clientes y cuida los misterios de la ciudad. A las seis de la tarde se oye el murmullo de los minaretes, ya la medialuna está impresa y ahora Nasif navega en el Tigris en busca de la tabla milagrosa que un día de aguas inmemoriales abandonara el Profeta en un lugar remoto de Mesopotamia.

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en InstagramFacebook y Twitter.