Cronicario | Rosa Landaez encontró en los creyones escolares su vocación por la pintura

Muy contenta está la artista plástica caraqueña Rosa Landaez pues fue invitada por la galería Il Laboratorio de Roma para una colectiva a inaugurarse este viernes 5 de agosto donde podrá mostrar el colorido de su obra, invitada por esta casa artística en la Vía del Moro, Quartiere di Trastevere de la capital italiana.

Los venezolanos estamos de moda en el mundo, dice la artista, a propósito del éxito en diferentes países obtenidos por nuestro trabajo en diversas actividades: arquitectos como el que acaba de ganar el concurso para la remodelación de la catedral de Notre Dame en París, músicos como la pianista Gabriela Montero quien debutó en el Carnegie Hall, una sala de conciertos más emblemáticas de Estados Unidos y es la primera mujer en presentarse en más de 50 años en este sitio ilustre de Nueva York, Gustavo Dudamel a quien incluyeron en la serie los Simpsons, el médico a quien nombraron director de un hospital en Chile y los premios y reconocimientos al gran poeta larense Rafael Cadenas, para señalar sólo algunos.

Siempre están en su memoria las palabras de uno de su maestros el caricaturista, pintor y manchetista de El Nacional Pedro León Zapata a quien considera su mentor e impulsor en el arte, cuando una vez se consiguieron en una exposición en España y él le preguntó cómo estaba su trabajo y ella le respondió apenada pintar solo para familiares y amigos.

“Es hora de que comiences a trabajar y lo tomes en serio”, le dijo Zapata, acicate para que la joven promesa se entregara en definitiva a lo que fuera su inspiración desde niña, cuando consiguió en el bulto escolar su primera caja de creyones de colores y empezara a llenar de rayas las paredes de su casa cuando se le terminó el cuaderno de dibujo.

A Zapata lo conoció cuando ella trabajó en “La Piñata”, un centro capitalino de arte donde trató y compartió con numerosos artistas de ese tiempo como Jesús Soto, quienes también contribuyeron a su formación artística de manera indirecta con sus exposiciones y obras.

Su madre se vio obligada a proveerla de álbumes de dibujo donde comenzaron a aparecer los paisajes de su imaginación infantil con la inicial atención a todos los colores descubiertos por sus ojos, como la primera vez que se fijó en el azul del mar y lo comparó con ese otro azul del cielo litoralense, para llevarlos a su obra de niña inquieta. “Soy una apasionada de los colores fuertes”.

Precoz en sus apreciaciones cromáticas se maravillaba ante el colorido de los espectáculos naturales como el amanecer o el crepúsculo, con igual comparación de los distintos tonos de verde de las hojas de los árboles en el parque.

Mientras sus amiguitas jugaban ella gastaba su caja de creyones en adornar las casas de las muñecas de las niñas en un placer inaudito que avizoraba el futuro de la traviesa pintora que a los nueve años ganó su primer premio en un concurso de su escuela en Caracas y desde allí siempre ha pintado, aunque admite que al inicio solo lo hizo para su entorno.

Así como comenzó a sentir gran pasión por la pintura y las artes, desde temprano sintió entusiasmo por todos los aspectos relacionados con el arte y en distintas academias de la capital venezolana comenzó a estudiar dibujo y pintura, luego en Estados Unidos donde está residenciada hace más de tres décadas, aunque en permanente contacto con los colores del paisaje venezolano siempre presentes en sus obras.

Allá ha recibido numerosos reconocimientos de las autoridades locales tanto por su labor social como por su obra pictórica y su constancia en la exhibición de sus trabajos en numerosas galerías y museos en el estado de la Florida donde reside, en España y en su natal Caracas. En Maracaibo, Venezuela, recibió distinción de la Universidad Rafael Belloso Chacín, URBE.

La diáspora que vive Venezuela ha exportado la calidad de nuestra gente y se nos invita a participar en distintos escenarios donde ponemos de manifiesto la calidad profesional y creatividad de los venezolanos con todo lo duro que significa, distinto a cuando salimos del país de manera voluntaria como hice yo mucho antes, pero se ha despertado una gran curiosidad por conocernos en todo el mundo.

Para esta artista plástica caraqueña el arte es una pasión que la llena de sentimientos mágicos, afán e inquietud, reflejada en todas sus obras. Cada una es para ella un desafío, siendo original y muy realista, pero también se apasiona por el surrealismo, el abstracto, el cubismo y el arte contemporáneo.

En los últimos tiempos ha incursionado en el difícil arte de crear joyas aunque continúa en la labor cotidiana y su aspiración es que el arte llegue más a las escuelas para que desde niños tengamos seres sensibles y menos cercanos a la violencia.

Rosa Landaez cumple una importante labor de solidaridad social a través de la donación de obras a fundaciones que trabajan en la lucha contra el sida y otras causas benéficas y como toda artista de esta era tiene su sitio en internet www.landaezartcom/abou-tme.html donde se puede apreciar su extensa y variada obra.

Rosa Landaez proviene de una familia de artistas, por lo que es natural que. Ella realmente disfruta de diferentes técnicas como acrílico, óleo, acuarela, etc.

Ella abarca todos y cada uno de los proyectos como si fuera parte de sus sentimientos, y también sus texturas. Ella es apasionada la mayoría de las veces cuando tiene éxito; y otras veces se siente excluida, pero al final, cree que es parte de lo que experimenta cuando ve la obra terminada: .. Es vibrante y colorido. Ella ha trabajado en pequeñas esculturas aunque reconoce que no ha dedicado suficiente tiempo a este campo. Rosa siente que todo es arte sin importar la técnica.

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en Instagram, Facebook y Twitter.