Cendas: Canasta alimentaria de agosto superó los 91 millones de bolívares

Archivo

Para adquirir la canasta alimentaria conformada por 60 rubros entre alimentos, servicios y productos básicos, durante el mes de agosto, un venezolano necesitaba invertir 91 millones 834 mil bolívares, según el estudio mensual que realiza el Centro de Documentación y Análisis Social (Cendas).

Al presentar las cifras, el director del Cendas, Oscar Meza, advirtió que el salario mínimo de 400 mil bolívares mensuales, equivalente a 1,17 dólares, según la tasa de cambio oficial de agosto fijada por el Banco Central de Venezuela (BCV), en 340 bolívares por dólar, apenas cubre el 0,4% de los productos de la canasta básica.

“Se ha pulverizado el poder adquisitivo del salario mínimo que prácticamente no alcanza para nada (…) una familia de cinco miembros requiere aproximadamente 300 dólares mensuales para cubrir el costo de los alimentos, dependiendo de la variación del tipo de cambio”, dijo en entrevista para Primera Página, por Globovisión.

Meza enfatizó que además de las fluctuaciones en el precio del dólar, factores como la dificultad para trasladar los alimentos por la pandemia y la escasez de gasolina, contribuyen a elevar el precio de la canasta alimentaria, que sufrió un incremento de 1607,5 % con respecto al costo que marcaba en agosto de 2019, y se espera que llegue a 100 millones para el mes de septiembre.

(Lea también: Gobierno evalúa estrategias para fortalecer la producción nacional)

Frente a este escenario, argumenta que la solución para detener el incremento de los precios en relación con la escasez de combustible, sería permitir que la empresa privada importe y se encargue de la distribución de este rubro.

Si se calcula en bolívares el costo de la canasta alimentaria, el dirigente social precisó que para cubrir la totalidad de los rubros básicos, se tendría que disponer mensualmente de 230 salarios mínimos, gastando diariamente 3 millones de bolívares, (unos 10 dólares).

El director del Cendas recalcó que, según datos de la organización, a principios del año 2000 la canasta alimentaria podía cubrirse con un sueldo mínimo y medio.

En palabras de Meza, la recuperación del poder adquisitivo de los venezolanos “no se puede decretar”. En ese sentido, insiste en que más allá de los aumentos salariales nominales, “que parecen ser la única medida propuesta por el Gobierno”, se requiere atacar las causas de la inflación y aumentar la producción nacional, con mayor participación de la empresa privada.

“Gracias a la empresa privada tenemos diez meses sin reportar problemas de escasez (…) se les debe dar todo el apoyo y la seguridad jurídica (…) y el sector privado no son solo las grandes empresas (…) sino las pequeñas y las medianas. Mucha gente ha ofrecido productos en las redes sociales, aprovechando las restricciones de movilidad por la pandemia para obtener ingresos”, puntualizó.

Síguenos en Telegram, Instagram, Facebook y Twitter para recibir en directo todas nuestras actualizaciones.