Catedral de Mérida: Una joya de la arquitectura religiosa de Venezuela

Con 400 años de historia, la catedral basílica menor de Mérida “Inmaculada Concepción” es uno de los templos más visitados por los temporadistas.

Aún cuando no posee un estilo definido, la belleza de esta catedral la hace una de las preferidas por propios y visitantes: Una nave central y cuatro laterales, su techo a doble agua, arcos, columnas y todo lo que la conforma la hacen una verdadera joya arquitectónica.

“La catedral de Mérida es uno de los monumentos mas bellos de la arquitectura religiosa venezolana, obra de Manuel Mujica Millán, discípulo de Gaudí, el autor de La Sagrada Familia de Barcelona España, es un templo que llama a ese sentido de lo sagrado”, dijo el arzobispo metropolitano de Mérida, Monseñor Baltazar Porras.

“La catedral de Mérida es una construcción de un estilo eclético, no podemos dar un estilo definido de lo que es ella porque es una mezcla de varios estilos”, explicó el párroco Luis Enrique Rojas.

El inicio de su construcción data de 1.803, sin embargo fue hasta mediados del siglo XX cuando culminaron la obra, afectada en varias ocasiones por movimientos telúricos. De su construcción original solo quedan las dos torres que conforman la fachada de la nueva catedral que próximamente arriba a sus 70 años.

52 vitrales propios de las grandes iglesias clásicas y obras de los artistas iban Belsky, Mario Pietroniro, Manuel de La Fuente y Mario Gandini adornan sus techos y paredes otorgándole una singular belleza.

“Los objetos que allí están y todos los santos nos animan a encontrar ese apaciguamiento que necesitamos con ese sentido profundo de misericordia”, dijo Mons. Porras.

Tomando en cuenta su significación histórica, esta catedral fue elevada a basílica menor en el año 1.991 por el papa Juan Pablo II.