Bloomberg Misery Index 2019

Inflación de enero se ubicó en 191,6% según AN
Inflación de enero se ubicó en 191,6% según AN

Por quinto año consecutivo Venezuela se ubica como la “economía más miserable del planeta” según Bloomberg Misery Index 2019 que se basa en el antiguo concepto de que la baja inflación y el desempleo son las claves de la calidad de vida de una sociedad.

Con una tasa de inflación proyectada de 8 millones por ciento, que supera largamente a la Argentina que se estima la segunda mal alta del mundo con 51,4 %, y una rata de desempleo que según el FMI es del 44,3 % -casi la mitad de la población no tiene empleo- la economía venezolana es de las de una nación en guerra que por si fuese poco tiende a agravarse con el paso de los días.

Si alguien acusase a Bloomberg de ser parte de la canalla mediática contra el régimen no es necesario acudir a los muchos informes que circulan y que entre otras cosas muestran una caída del Producto Interno Bruto (PIB) del 25 % en estos 12 meses sino bastaría simplemente con dividir el salario mínimo venezolano, que es de la gran mayoría de los trabajadores incluidos bastantes profesionales, entre la última subasta DICOM que estableció en 4.113,36 bolívares soberanos el precio de un dólar americano, para desmontar cualquier argumentación oficialista explicándoles que los 4,37 dólares americanos a los cuales equivale es tan poco que los cubanos, hasta hace nada parias del continente, reciben 7 veces más y los haitianos 18 más.

Por si alguien alertase que más importante que el monto del salario es su capacidad de compra, el fin de semana me detuve en un puesto de venta de queso blanco duro a la entrada de Jusepin, otrora floreciente población petrolera de Monagas hoy convertida en una nueva versión de “Casas Muertas”, y cuando el vendedor me dijo “20 mil bolos o 5 dólares el kilo, lo que tenga en efectivo” no necesité de Bloomberg para entender cuan miserable es la economía que dos décadas de incapacidad y corrupción han hecho posible para perjuicio de todos.

No siempre fue así. Según un viejo reporte del Foro Económico Mundial en 1982 Venezuela era la economía más rica de América Latina y más lejos aún, en 1950, mientras el resto del mundo luchaba por recuperarse de la Segunda Guerra Mundial, nuestro país era el cuarto más rico del planeta, medido por el tamaño de su PIB por habitante; tiempos en los que éramos dos veces más ricos que Chile, cuatro veces más ricos que Japón y 12 veces más ricos que China. En aquellos años se utilizó la vasta riqueza petrolera para pagar programas sociales que funcionaban y no excluían, masificándose los servicios de salud, educación, transporte y subsidios alimenticios. Los trabajadores en Venezuela estaban entre los mejores asalariados en la región. “Éramos felices y no lo sabíamos” he oído decir a muchos.

¿Puede Venezuela ser distinta? La economía y con tal la calidad de vida común ¿puede cambiar para bien? Ni un ápice de duda pero para ello se necesita medidas prontas, nuevas políticas, nuevos programas, financiamiento fresco y suficiente, lo que solo se dará con un gobierno distinto que genere confianza. También con trabajo, con muchísimo trabajo.

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en Instagram, Facebook y Twitter.